Archivo de ‘Opinión’

La cultura se comparte

viento

Hablando con un amigo esta tarde, me he dado cuenta de lo importante que es compartir cuanto sabemos con los demás. Él enseña en una universidad estonia y me ha explicado cómo los alumnos le llegan cada vez con menos conocimientos en general. Pero, peor aún, con menos sangre en las venas, más pasivos, menos resistentes a la frustración y más proclives a refugiarse en su teléfono o en su portátil para huir de una explicación compleja. Lo preocupante es que me ha citado un par de ejemplos en que son las autoridades educativas en distintos países europeos las que están exigiendo a los profesores que “hablen más sencillo”, que utilicen un lenguaje menos complicado, a la par que reducen las horas lectivas destinadas a los programas de las humanidades. El resultado son alumnos que simplemente no saben, recuerdan mal algunas cosas y salen completamente mal preparados en su campo, derechos a no ser capaces siquiera de empezar a hacer nada.

Sigue leyendo

Share Button

La propaganda rusa es un ataque al periodismo

Viñeta del dibujante Dave Garland sobre la actuación rusa en Crimea ("¡Deja de que salve de ahogarte!").

Viñeta del dibujante Dave Garland sobre la actuación rusa en Crimea (“¡Te salvo de ahogarte!”).

Desde la creación de Russia Today en 2005, el gobierno ruso ha venido poniendo en marcha una política propagandística dirigida a influir en la opinión pública internacional presentando la versión gubernamental de los hechos a modo de información. La inversión millonaria en este medio y en otros esfuerzos comenzaron siendo tan sólo de relaciones públicas, como la inclusión de cuadernillos de Russia Beyond the Headlines en los principales diarios internacionales (en España se llamó Rusia Hoy y salía una vez por semana inserto en El País) o la promoción del Institute of Democracy and Cooperation, que, con sedes en París y Nueva York, publica entre otras cosas informes criticando los abusos de los derechos humanos en Occidente.

Sigue leyendo

Share Button

España desde afuera: ¿no hay más allá?

Rajoy comparece ante la prensa a distancia (EFE).

Rajoy comparece ante la prensa a distancia (EFE).

Es una pena que el nacionalismo español sea alérgico a los españoles. Cuando uno escucha hablar a nacionalistas, puede pasar un buen rato escuchando gestas y cuentos sobre lo que reyes y emperadores hicieron por su propio interés en nombre su pueblo, pero ni una palabra sobre cómo son en realidad los españoles o qué gesta colectiva acometieron por su propio mérito, y no dirigidos por una nobleza que, a cambio de expoliarles, les llamaba “gallardos, bravos e indomables”. Los mitos franquistas tampoco hicieron mucho por mejorar la imagen de la historia española para un pueblo que, pese a su diversidad, ya tenía claro que ni militares ni sacerdotes velaban por sus intereses. Hoy, 40 años después de los otros 40 de dictadura, también sabemos que los políticos tampoco lo han hecho. Tampoco es que la corrupción nos pillara nunca por sorpresa.

Y es una pena porque las leyendas nacionalistas y el desarrollo de una identidad en sana relación con su historia (algo que no hemos logrado ni por asomo) suelen traer simbolismos, relatos y anécdotas que nos permiten entendernos mejor y, a veces, incluso tomar ejemplo de lo que fuimos para entender mejor el presente. Tomemos por ejemplo el rara vez mencionado lema que ostentamos en el emblema nacional: “Plus ultra”, entre otras cosas, homenaje al descubrimiento de América.

Sigue leyendo

Share Button

‘Mandarinas’, o la calma estonia en tiempo de guerra

Snowden, Assange y Manning: héroes en la guerra contra nosotros

Edward Snowden.

El ex-contratista de la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. (NSA) Edward Snowden; el fundador de la organización de filtraciones Wikileaks, Julian Assange; y el soldado de primera Bradley Manning, autor de la filtración de los cables diplomáticos y de los papeles y vídeos de Irak y Afganistán a esta organización, son los auténticos héroes de nuestro tiempo.

Y lo son porque, a pesar de lo complicado de sus circunstancias personales, han renunciado a llevar vidas normales, e incluso privilegiadas, por pasarse a nuestro bando, el de los ciudadanos de las democracias, y denunciar con hechos la guerra que el poder lleva a cabo contra nosotros. Pues lo que sus revelaciones anuncian es la guerra por mantenernos ignorantes, asustados y, además, también controlados a través de la amenaza del terrorismo, la desinformación y el espionaje a la ciudadanía. Estas son sus armas.

Sigue leyendo

Share Button